El curioso caso de ‘en serio’, ‘o sea’ y ‘a veces’

El curioso caso de ‘en serio’, ‘o sea’ y ‘a veces’

De toda la vida, ‘en serio’, ‘o sea’ y ‘a veces’ se habían escrito en dos palabras. Serio, sea y veces estaban encantadas de sus acompañantes porque estaban ahí cuando los necesitaban, pero sin atosigar.

De repente, un día de mayo de 2014, serio, sea y veces, que dormían en el mismo pabellón donde estaban las perífrasis verbales y las palabras compuestas, se despertaron con una pesadez inusual, como si hubieran engordado varios quilos durante la noche.

Serio retiró el edredón bajo el que reposaba su ligero cuerpo para ver qué le sucedía y casi le da un ataque a su corazón de palabra cuando vio que tenía a la preposición ‘en’ enganchada a la ‘s’ como una lapa.

Lo mismo les sucedió a sus compañeras sea y veces, que, por mucho que intentaron patear o despegarse de sus acompañantes ‘o’ y ‘a’, no lo consiguieron.

Entonces, las preposiciones ‘a’ y ‘en’ y la conjunción ‘o’ les gritaron que parasen, que ellas no tenían la culpa de lo sucedido y que aquello tenía una explicación:

«Antes de la aparición de las redes sociales, había muchos humanos que nos pronunciaban en voz alta sin saber en realidad cómo nos escribíamos. Pero con las redes, resulta que todo se hace visible porque queda escrito. Y si el algoritmo lo detecta muchas veces en el mundo virtual, pues lo cambia en el mundo real», explicaron los tres al unísono.

«¿Nos estáis diciendo que os vais a quedar pegadas a nosotros para siempre? ¿Que ya no hay marcha atrás?», respondieron las palabras grandes nerviosísimas.

«Solo existe una marcha atrás, pero no es fácil: que los humanos vuelvan a escribirnos correctamente y muchas, muchas veces, en Facebook, Instagram y Twitter. Solo así, el algoritmo podrá devolvernos a nuestra forma correcta inicial. Pero si esto no se resuelve antes de tres meses, nos quedaremos con esta nueva forma por los siglos de los siglos».

Así, serio, sea y veces hicieron un llamamiento en las redes sociales para que los humanos las volviesen a escribir correctamente cuanto antes.

«Queda un mes para lograr el reto, así que todavía estáis a tiempo de colaborar para que estas tres expresiones recuperen su forma correcta. Solo tenéis que pensar un poquito con la cabeza en lo que queréis decir antes de escribirlas en vuestras redes sociales y, con algo de suerte, lo lograremos».

Firmado: serio, sea y veces.

LO QUE PASÓ POR NO TILDAR LAS MAYÚSCULAS

Un jueves de no hace mucho, en un magacín televisivo de esos que se emiten por las mañanas, empezaron a narrar un triste, a la vez que horroroso suceso acaecido en un pequeño pueblo del sur.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Al parecer, un hombre había quitado la vida presuntamente (porque, hasta que no se demuestre lo contrario, siempre es presuntamente), a su cuñado y a su jefe por causas que aún se desconocían.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

La presentadora dio paso a la reportera, que se había trasladado al lugar de los hechos para entrevistar a los familiares y vecinos cercanos al suceso.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Al minuto de la conexión, apareció en pantalla la siguiente inscripción:⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

«ASESINO A SU CUÑADO Y TAMBIEN MATO A SU JEFE»⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Debajo del texto, se facilitaba un teléfono para los telespectadores que pudieran aportar algún testimonio relevante al caso:⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

900 532 347 y dos números más.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Como el rótulo, insistimos, decía lo siguiente:⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

«ASESINO A SU CUÑADO Y TAMBIEN MATO A SU JEFE»,⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

el programa de televisión batió el récord de llamadas de espectadores que quisieron contratar los servicios del sicario que parecía que se anunciaba.⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Que levante la mano el que, en alguna ocasión, no haya querido cargarse a su jefe o al gañán de su cuñado.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando, estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies